¿Qué es el Crowdfunding? Nueva ley sobre el crowdfunding

crowdfunding, micromezenazgo, raul mediavilla, startups, finanaciación

La falta de financiación por parte de la banca tradicional, el surgimiento del fenómeno startup y el auge del emprendimiento que estamos viviendo en los últimos tiempos, han impulsado el crowdfunding como método alternativo de financiación, incluso el gobierno y las cortes están preparando una ley para regularlo, pero, ¿Qué es el crowdfunding?

También llamado en español Micromecenazgo, es la cooperación llevada a cabo por personas o entidades que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos a través de aportaciones colectivas. En resumen la aportación de dinero u otros medios de diversas personas o colectivos, para la consecución de un fin común.

El crowdfunding puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo para lanzar un disco, campañas políticas, financiación de deudas, reunir dinero para un tratamiento médico, fines sociales, investigaciones médicas, el nacimiento o desarrollo de compañías o pequeños negocios etc. Las posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Un ejemplo muy actual lo hemos visto en Tenerife, algunas plataformas de crowdfunding han colaborado con el caso del pequeño Eidher y su fundación, que reúne dinero para financiar su tratamiento médico en Boston. En realidad no es nada nuevo, muchas catedrales han sido construidas con las aportaciones de sus fieles, en la catedral Católica de Liverpool podemos ver los nombres de todos sus mecenas en las paredes del vestíbulo.

Todo un mundo de posibilidades abiertas a personas que tienen en mente un proyecto para el que necesitan dinero u otros medios, pero que no quieren o no pueden acceder a la financiación de toda la vida, es decir a bancos o cajas de ahorros. No solo se trata de conseguir medios, también hacer que otras personas se sientan parte de un mismo fin o proyecto.

Dentro del fenómeno del crowdfunding debemos de distinguir uno más amateur o de recompensa, que se relaciona más con fines sociales y otro más profesional y de corte financiero, enfocado a la financiación de empresas y proyectos emprendedores, que es la actividad de crowdfunding que pretende legislar el gobierno. Esta es la parte en la que me voy a centrar más en este artículo.

Las cifras avalan esta nueva modalidad de financiación, como publica el diario El País, La recaudación por ‘crowdfunding’ se duplicó en España en 2014. El legislador está creando una ley sobre esta materia que ya ha pasado por el senado y que será aprobada definitivamente en breve. Los principales rasgos de esta futura ley, salvo modificaciones de última hora, son los siguientes:

En aras de proteger al pequeño inversor, el proyecto de ley distingue dos tipos de inversores, uno más ocasional, con límites en las cantidades a invertir y otro más profesionalizado, para inversores acreditados y que puede invertir mayores cantidades.

Este segundo grupo se distingue en el caso de personas físicas, por rentas anuales superiores a 50.000 € o patrimonios superiores a 100.000 € y en el caso de sociedades, activos superiores al millón de Euros, cifras de negocio de 2 millones de euros o recursos propios superiores a 300.000 €. Las personas o sociedades que no lleguen a estas cifras quedarán encuadradas en el primer grupo de inversiones limitadas

En el caso de este segundo tipo de inversores, se prevé hasta 5 millones de euros como la cantidad máxima que se puede captar mediante crowdfunding, sin límite máximo de inversión por inversor y que podrán usar medios automáticos de inversión. Para el resto de inversores, que no podrán usar los automatismos citados, el límite será de 2 millones por plataforma, 3.000 euros por proyecto y 10.000 euros por el conjunto de las plataformas.

Se prevé que, para crear una plataforma de crowdfunding, el capital social mínimo será de 60.000 euros y debe de ser aportado totalmente en efectivo. Pero para facilitar la creación de estos entes, se permite su constitución  a través de una “garantía equivalente” que sea igual a los 60.000 del capital social mínimo y el seguro de responsabilidad civil.

Referente a los requisitos de trasparencia de las plataformas de crowdfunding, se debe hacer accesible la información entre los promotores y los potenciales inversores a través de su web.

El control de estos entes se otorga a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que se convierte en la responsable de la supervisión, inspección y sanción de los proyectos que se acojan a la modalidad del crowdfunding.

Básicamente estos son los mimbres de la futura ley sobre crowdfunding, hay más especificaciones, pero a través de este artículo solo pretendo acercar este nuevo fenómeno.

Con el tiempo oiremos hablar más del micromecenazgo y los nuevos tiempos y necesidades, traerán consigo más fenómenos de cooperación y trabajo entre diferentes colectivos y personas que colaborarán y entrarán en contacto a través de la red y las nuevas tecnologías, este fenómeno se conoce como crowdsourcing. Espero que este artículo haya servido para dar a conocer este concepto aún incipiente.

¿Tienes algún proyecto en mente y crees que el crowdfunding puede ser útil? o ¿Tienes más dudas sobre este fenómeno? Para más información puedes contactar conmigo en abogado@raulmediavilla.com

Enlaces de interés:

Introducción al crowdfunding y el crowdsourcing

Definición en wikipedia

Asociación española de crowdfunding