¿Como crear una sociedad de la manera más barata posible?

 

 

¿Que pasa si quiero empezar a desarrollar mi startup y me piden que esta figure legalmente de alguna manera como sociedad, pero no quiero gastar mucho dinero en su inscripción?

Este es el eterno debate del emprendedor, sí, la idea es buena, pero no queremos gastar dinero en algo que es poco más que un mero proyecto, no obstante en muchos sitios, ya sea empresas, instituciones públicas, inversores etc. Nos van a pedir que nuestro proyecto emprendedor tenga algo de, llamémoslo así, sustancia legal.

Una startup en un principio no es más que una idea que creemos que puede ser un gran negocio, que aglutina en torno a ella a un grupo de personas con ciertos conocimientos y la intención de llevar el proyecto adelante. Con estas características podemos decir que en el inicio, una startup es un negocio bastante incierto y arriesgado, estamos probando y desarrollando el modelo de negocio y en esta fase no queremos y no debemos invertir mucho dinero en algo que quizás quede en nada.

En una primera fase de prueba y desarrollo podemos operar sin forma estatutaria, al fin y al cabo se trata de un grupo de personas que desarrollan una idea con sus propios medios. Aquí podemos crear un simple pacto de socios no muy complejo que recoja los aspectos más importantes de la startup, un par de reglas que plasmamos en un papel, que firman todos los socios y que por tanto obliga a todos ellos. Conviene recoger asuntos como:

1. Nombre, objeto social, objetivos etc.
2. Bienes con los que cuenta, propiedad industriales, intelectual, etc.
3. Identificación de los socios, sus porcentajes de acciones, deberes, derechos etc.
4. Valor de los votos según las acciones, votos para modificar aspectos comunes y mayorías cualificadas para modificar aspectos críticos de la sociedad.
5. Vetos, penalizaciones y maneras de evaluar si se cumplen los objetivos planteados.
6. Manera de regular la salida y entrada de socios, trasmisión de las acciones, entrada de inversores etc.
7. Cláusulas de competencia.
8. Todos aquellos aspectos que consideren relevantes los socios, es lo bueno del pacto de socios, su contenido es libre.

Para más información sobre el pacto de socios, consulta esta entrada de mi blog sobre el pacto de socios aquí

Con el pacto de socios podremos empezar a trabajar en la idea y validar el modelo de negocio.

Con el tiempo, el desarrollo de la startup traerá consigo que tengamos que relacionarnos con terceros, como personas, empresas o administraciones públicas y seguramente aquí tengamos que dotarla de cierta estructura legal, ya sea para firmar contratos, facturar, colaborar con terceros o participar en eventos, aquí tenemos varios maneras, que con ciertas limitaciones, nos permiten dotar de solemnidad legal a nuestro proyecto sin hacer un gran desembolso:

1. La más sencilla es que uno de los miembros, que figure como autónomo, represente a la startup, este socio por el hecho de ser autónomo ya tiene capacidad legal para obrar y representar a la startup y puede suscribir contratos u obligarse en su nombre y que de esto se beneficie la startup. Si ninguno de los miembros es autónomo, uno que no tenga obligaciones laborales con terceros puede darse de alta en el régimen de autónomos, conviene que sea alguien que no haya sido autónomo en los 5 años precedentes a darse alta, pues así podrá acogerse a la tarifa plana creada por el gobierno a través de la ley de emprendedores, que supone que durante los 6 primeros meses de la actividad solo tendrá que cotizar 50 € al mes, si no es así, tendrá que abonar los alrededor de 260 € al mes que como mínimo establece el régimen de autónomos.

Evidentemente, el socio que actué como representante de la sociedad a través de su actividad como autónomo, tiene que estar de acuerdo y ser consciente de que se convierte en responsable de la sociedad ante terceros y por supuesto este aspecto debe de recogerse en el pacto de socios. Por último, aunque esta vía otorga cierta estructura legal al proyecto empresarial, se trata de una solución temporal y que limita bastante la capacidad de obrar de la startup, pues en verdad no actúa como sociedad, si no lo hace a través de un socio y su encaje legal como autónomo, por lo cual se recomienda sustituirla por una forma societaria más adecuada, como la sociedad limitada, cuando sea posible.

2. Otra manera algo más compleja, pero que es la más correcta y que nos traerá menos problemas a la hora de operar con terceros es crear una sociedad ex profeso, que será una sociedad limitada de formación sucesiva. Aquí hay que desembolsar cierta cantidad de dinero, pues debemos acudir al notario para firmar la escritura de creación de la sociedad e inscribirla en el registro mercantil, además de ciertos trámites burocráticos ante la seguridad social, hacienda estatal y autonómica, en todo caso estamos hablando de unos 150 €.

Para no tener que disponer en este momento de los 3.000 € que son preceptivos en España para la constitución de una sociedad limitada, forma social que recomiendo en estos casos, crearemos una sociedad limitada de formación sucesiva, que es una especie de sociedad limitada, pero con ciertas obligaciones tendentes a garantizar una adecuada protección de terceros (por ejemplo, límites a la retribución de socios y administradores o responsabilidad solidaria de los socios en caso de liquidación) pero que nos permite empezar a operar como sociedad. Eso sí en el momento en el que la sociedad disponga de los 3.000 €, pasará ser una sociedad limitada común y dejará de tener las limitaciones citadas.

Evidentemente si la startup se desarrolla como esperamos y empezamos a generar ingresos y a recibir financiación, el tema del ahorro de costes a la hora de crear una sociedad en el que se centra este artículo, dejará de ser un problema y pasará a ser una sociedad común, pero al menos, siguiendo los consejos antes expuestos habremos arriesgado lo mínimo posible en sus primeros pasos.

¿Tienes alguna pregunta sobre lo planteado en el artículo? ¿Quieres desarrollar una sociedad para tu startup pero tienes dudas? No dudes en contactar conmigo y si te ha parecido útil este artículo compártelo, gracias.